Cómo retomar una rutina de gimnasio después de Navidad

12 enero, 2018

Entre cenas, comidas y compromisos sociales hay una gran lista de alimentos que comemos durante las fiestas decembrinas, que aunque son motivo de alegría, suelen afectar nuestros hábitos alimenticios tradicionales y hasta tirar por la borda cualquier resultado de las dietas y rutinas de ejercicio que hayamos realizado a lo largo del año. Si este es tu caso, Aceite Ahuacatlán te ayuda a volver con toda la energía a retomar tus actividades en el gimnasio.

Realizar ejercicio tiene muchos beneficios, entre los más importantes se puede destacar la disminución tanto de la glucosa en la sangre como de la presión y el colesterol malo (LDL), por otro lado, ayuda a aumentar el colesterol bueno, disminuir la mortalidad y el padecimiento de enfermedades crónicas.

El cuerpo humano tiene 640 músculos, es por ello es fundamental para cualquier persona ya sea simplemente mejorando la calidad de vida o estimulando funciones tan complejas como la circulación sanguínea, postura o soporte corporal. Al ejercitarnos se activan muchas funciones metabólicas con un gran contenido de células Glu4, que son las encargadas de transportar el azúcar a los músculos, sin necesidad de producir insulina, lo cual sirve para prevenir y controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Así que, si este inicio de año dentro de tus objetivos se encuentra realizar ejercicio, sigue estos tips para poder obtener beneficios sin correr el riesgo de sufrir lesiones:

  1. Realiza un Check Up; lo ideal es que realices una evaluación completa de tu salud y antecedentes familiares de enfermedades, es importante poner especial atención a tu presión arterial, circulación, glucosa y lípidos sanguíneos. (colesterol, triglicéridos).
  2. Realiza una entrevista con el entrenador para que hablen de tus objetivos, informándole del tiempo que llevas sin hacer deporte. Elige un entrenador comprometido, que al menos revise tu Check Up y haga una evaluación de tu condición física. Afortunadamente en México ya se dan certificaciones a los entrenadores y algunos ya llevan a cabo este procedimiento; es importante que exijas al gimnasio donde estés inscrito, que los entrenadores estén calificados, ya que se trata de tu salud y una guía inadecuada te puede provocar lesiones o afectaciones graves a la salud.
  3. Trata de que tus objetivos sean claros, alcanzables y progresivos, la condición física se mejora al menos en 3 meses; antes no será posible ya que tu organismo requiere que todos los órganos y células se adapten tanto a la nueva rutina como a la pérdida de grasa corporal. En cuanto a este último punto lo recomendable es tener una reducción de grasas de 250 a 700 gramos por semana, no por mucho que entrenes lograras más resultados, tu cuerpo tiene su ritmo y un exceso de entrenamiento puede provocar lesiones o incluso a “quemarte” (burn out); que no es otra cosa mas que un estado físico y mental en donde ya no obtienes ganancias, y al contrario se muestras retrocesos, pérdidas de masa muscular, fatiga, desmotivación y aumentos de grasa corporal; este estado es frecuente en personas que no llevan un programa guiado de entrenamiento y aumentan sus cargas de entrenamiento sin orden ni objetivos.
  4. Lleva ropa adecuada al deporte que vas a realizar, trata de que tu outfit de entrenamiento sea flexible, de esta manera mejorarás la libertad de movimiento, hoy en día a las prendas deportivas se le ha agregado una tecnología de corrector de figura, lo cual mejora la motivación para realizar actividad física

También considera que las fibras de tu ropa sean adecuadas para permitir que el cuerpo permanezca lo más seco posible y ventilado. Las fibras de algodón no son muy convenientes para personas que sudan mucho, ya que hacen que la prenda sea más pesada, provocando rozaduras y dificultando la respiración de la piel. En este caso es mejor buscar prendas de nylon o poliéster, que expulsan la humedad del cuerpo.

Los tenis también tienen que ser adecuados a tu deporte y tipo de pisada, pide a un podólogo que te asesore.

  1. El calentamiento es muy importante. Realiza un calentamiento adecuado antes de iniciar, de esta manera preparas a tu cuerpo para realizar actividad física aumentando la circulación sanguínea de tus músculos, el calentamiento debe ser gradual, de tal manera que vayas acostumbrando el cuerpo a movimientos de mayor intensidad. Otro beneficio del calentamiento es la lubricación que brinda a articulaciones, ayudando en la prevención de lesiones; a través de la activación de las enzimas del cuerpo, para que realicen sus funciones. Por ejemplo, si calientas adecuadamente será más fácil que utilices grasa corporal como fuente de energía, ya que las enzimas se activarán previamente.
  2. Si estás en el gimnasio o clase, no te distraigas con el teléfono o platicando, ya que provocará enfriamiento y no podrás continuar al mismo ritmo de entrenamiento, facilitando las lesiones corporales.

Pon mucha atención a las sensaciones de tu cuerpo.

  1. Hidrátate, la hidratación debe ser antes, durante y después, la mejor hidratación es con agua, evita las bebidas azucaradas y electrolitos, únicamente si entrenas más de 1 hora o en un clima muy cálido.
  2. Notarás menos cambios físicos si no cuidas tu dieta, la dieta es el 80% de cómo luces, intégrale grasas buenas agregando 1 cucharada de aceite de aguacate Ahuacatlán, lo cual ayudará a disminuir las grasas que aumentaste en el abdomen durante las fiestas y ayudará a que tu colesterol disminuya; otro efecto positivo del aceite de aguacate es que la comida se absorbe a un ritmo más lento, impidiendo que se convierta en grasa corporal y se aproveche como energía para realizar tus actividades.

También ayuda a tu piel por su alto contenido de vitamina A y vitamina E.

@ahuacatlan_

@nutrierc

 

 

COMENTARIOS