EL AGUACATE EN LA CULTURA CULINARIA DE MÉXICO

8 agosto, 2017

Entre las muchas aportaciones que México ha hecho al mundo destaca una: La variedad de alimentos. En el territorio mexicano existen más de 500 variedades de legumbres, frutas y verduras endémicas con las que se elaboran los más diversos platillos que varían de región en región. A diferencia de otros países la cocina mexicana cuenta con una de las agriculturas básicas más primigenias en el mundo, con una antigüedad que ronda los siete mil años; siendo los primeros cultivos domesticados de los que se tienen registro los de maíz, chile y aguacate.

De acuerdo a investigaciones recientes, los vestigios más antiguos de aguacate se han encontrado en la cueva de Coxtlán en el actual estado de Puebla. Este árbol de la familia de las lauráceas formó parte de la dieta de los primeros pobladores del suelo mexicano.

El aguacate es un fruto con un alto contenido en vitaminas del grupo A, B, C y E, es rico en minerales como el calcio y el potasio, además de que posee 15% de grasas monoinsaturadas. Todas estas características indirectamente le ayudaron a ser un alimento que contribuyó a la nutrición y desarrollo de nuestros antepasados, convirtiéndolo en un cultivo ampliamente difundido entre las culturas prehispánicas, pues su sabor era muy apreciado entre los platillos que elaboraban.

Además del maíz y el cacao, el aguacate fue quizá uno de los productos vegetales que mayor aceptación tuvo entre las culturas europeas que habrían de conquistar el territorio americano, asimilándolo y llevándolo a otras partes del mundo, en donde terminó por convertirse en un ingrediente más de la cocina mundial.

En México contamos con una amplia variedad de aguacates criollos, desde el aguacate pequeño y perfumado, cuya carnosidad es tan suave como la mantequilla y se puede consumir con cáscara, hasta los aguacates alargados de zonas tropicales, de gran tamaño, y sabor ligeramente dulzón o los de carne muy cremosa como el Hass; la variedad que goza de mayor difusión en el mundo y la materia prima con la que se elabora Aceite Ahuacatlán.

Así pues, este fruto milenario en nuestra cultura, es uno de los ingredientes que no sólo aporta valor nutricional sino también un gran sabor.

COMENTARIOS