SARCOPENIA – NUTRIÓLOGA ELIZABETH REYES

9 mayo, 2017

Apartir de los 50 años o antes de los 35 la masa muscular declina entre un 1 y 2%, pero la fuerza muscular disminuye un 1.5% anualmente y hasta un 3% a partir de los 60 años. Estos porcentajes son más altos en personas sedentarias y dos veces mayores en los hombres que en las mujeres.

Inicialmente la sarcopenia fue definida como la pérdida de masa muscular, normal e involuntaria asociada al envejecimiento.Actualmente se sabe que no es solamente la pérdida de masa muscular sino la pérdida de fuerza y los cambios cualitativos del tejido muscular.

Definición actual:

“Síndrome caracterizado por una progresiva y generalizada pérdida de masa y fuerza muscular esquelética con riesgo de resultados negativos como discapacidad física, disminución de calidad de vida y muerte”.

La sarcopenia puede aparecer o agravarse coincidiendo con una mala nutrición o con un peso normal o incluso alto. La obesidad sarcopenia se debe a mala nutrición y sedentarismo y las dietas bajas en proteínas aumentan este problema.

Además del propio envejecimiento hay otros factores que la provocan:

  • Bajo peso al nacer
  • Susceptibilidad genética
  • Mala nutrición
  • Baja ingesta de proteínas
  • Tabaquismo
  • Sedentarismo
  • Ingravidez
  • Diabetes
  • Deterioro cognitivo
  • Insuficiencia cardiaca, hepática, renal y respiratoria
  • Artrosis
  • Dolor crónico
  • Obesidad

Para poder diagnosticar la sarcopenia debemos usar equipo de análisis de Impedancia Bioeléctrica , tomografía axial computarizada o absorciometría dual de rayos X (DEXA)

Existen autores que dicen que el efecto del estrés oxidativo  (desequilibrio en las células por exceso de radicales libres) o un estado inflamatorio crónico son responsables de esto.

LAS MEDIDAS QUE SE DEBEN TOMAR PARA MEJORAR LA MASA MUSCULAR SON:

  • Consumir 1 cucharada de Aceite Ahuacatlán ya que al ser un producto 100% de aguacate contiene grasas poliinsaturadas, tales como ácido oleico y ácidos grasos monoinsaturados, que en conjunto con el ejercicio físico logran la reducción de células inflamatorias.
  • Consumir proteínas de alto valor biológico como la de origen animal de 1 a 1.2 kg al día.
  • Consumir diario un alimento rico en carotenoides, ya que estos inhiben los elementos que dañan el músculo. Estos alimentos son los de color rojo o anaranjados, como las zanahorias, jitomates, mango, melón, naranjas y toronjas.
  • La disminución de carotenoides se relaciona con menor fuerza muscular, desarrollo de alteraciones de la marcha y mayor incidencia a resistencia a la insulina.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina D. El consumo de vitamina D ha demostrado una mejoría en la fuerza muscular, así como reducción en el riesgo de caídas y fracturas. Esta vitamina se encuentra también en el Aceite Ahuacatlán, leche y derivados, pescados grasos, huevo, champiñones, etc.
  • Realizar al menos 30 minutos de actividad física. El ejercicio físico aeróbico y de resistencia, junto con un aporte nutricional balanceado son importantes en la prevención de sarcopenia. Con ejercicios de resistencia se incrementa la síntesis de proteínas de un 40 a un 100% respecto al período de reposo.
https://www.youtube.com/watch?v=XaTWojjuZho

 

COMENTARIOS